Metodología

Hábitos: El secreto para dominar el idioma

Al igual que otras habilidades (dominar un deporte, tocar un instrumento…), el dominio de un idioma requiere práctica. Mucha práctica.

Por eso es llamativo ver cómo en los centros educativos se enfocan en un conjunto de normas gramaticales y no tanto en crear situaciones en las que tenemos que comunicarnos usando idioma. Quizás por eso, a muchas personas les resulta aburrido estudiar inglés.

Según Carlos Bautista, Senior Consultant Institutional Relations and Teacher Support de Trinity College LondonApproved Service Provider (Spain & Portugal), «si quieres hablar bien debes practicar, oír, leer, hablar, todo desde los sentidos y de manera activa e interactiva». Y es que entre el enfoque tradicional y la “titulitis”, se nos olvida lo que realmente es saber inglés. No es solo sacarse un C1, es ser capaz de comunicarse en entornos en los que el inglés es el idioma utilizado: en la calle, en una reunión de trabajo, en una clase, en un examen o hablando con extranjeros que también conocen este idioma.

Sería interesante dejar de asociar el nivel de inglés con los títulos Cambridge/Trinity que tenemos y enfocarnos en los objetivos que vamos cumpliendo. Aquí te dejo algunos consejos para aprender inglés, sin centrarte tanto en exámenes o en libros de texto.

1. Define tus metas

¿Cuál es tu objetivo? Como ya expliqué aquí, es fundamental saber de dónde partimos. Ahora toca definir a dónde vamos. Se trata de definir metas que nos reten, pero que a la vez sean realistas. Una vez que definas estas metas, entonces estarás en posición de decidirte por una metodología concreta.

2. Practica, practica, practica

Sé que suena pesado, pero es la única forma. Desde leer libros, cómics, artículos, blogs, hasta ver series o vídeos en inglés, buscar a alguien que esté aprendiendo español y quedar de vez en cuando para ayudaros mutuamente mientras os tomáis un café, o irte de vacaciones a un país de habla inglesa. Las oportunidades son infinitas. Así que se trata de elegir tus favoritas.

3. Disfruta del camino

Mucha gente tiene un concepto negativo de la disciplina, pero si disfrutas de los pequeños avances y celebras tus logros, cada vez estarás más motivado para seguir y te irás volviendo más disciplinado. Elige situaciones, materiales, libros, series que te encanten. Pruébate a ti mismo, céntrate en el avance y celébralo. Agradece cada situación que puedes vivir gracias a conocer otro idioma. Por ejemplo, una amiga me dijo que su sueño era ver un musical en inglés y entenderlo. Para ella, eso significaba haber alcanzado un buen nivel de inglés. Yo ya he visto dos, y a cuál más emocionante. ¿Para cuándo una escapadita a Londres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *